domingo, 28 de junio de 2009

EL NEGOCIO DEL EJERCICIO




Al iniciar el proyecto de nuestra empresa relacionada con la actividad física, después de haber pasado por todo el plan perfectamente estructurado, la parte siguiente y de vital importancia es el personal que va desde la dirección general hasta el último peldaño, recordemos que en toda la estructura de trabajo todos debemos laborar como una unidad, no puede haber áreas independientes sino un verdadero “equipo de trabajo”.

La selección adecuada de cada uno de los miembros que formarán parte de nuestro personal es la clave para el éxito, todos y cada uno de los que trabajarán para nuestro club o gimnasio deberán contar con las características y perfil necesarios para cada área determinada.

Todas las funciones que realizarán los empleados se interrelacionarán entre ellas mismas, por ello si alguno no tiene las características para realizar determinado trabajo puede perjudicar a todos los demás.

La asignación de nuestro presupuesto para la contratación de nuestro personal deberá ser bien fundamentada, puesto que de él dependerá el número y calidad de empleados que debemos tener.

El objetivo, misión y meta de nuestra empresa deberán ser conocidos, entendidos y comprendidos por todos nuestros nuevos empleados, de esa manera todos sabremos hacia dónde nos dirigimos. La sensibilización del personal hacia este punto es fundamental puesto que si iniciamos labores sin saber ni cómo, ni a dónde, ni por qué lo hacemos, nuestro proyecto no tendrá los resultados anhelados.

Todas las empresas de éxito tienen como factor común una gerencia con liderazgo. Un líder es el que sabe hacia dónde va a llevar a la empresa. Por lo tanto los posibles candidatos a gerentes deberán contar con las siguientes características o habilidades:

Habilidades y talentos personales: Autoconfianza, autocrítica, educación, objetividad, certeza, firmeza, paciencia, modestia, recibir retroalimentación, generosidad y capacidad de servicios.

Habilidades y talentos de relación: Comunicación, consideración y atención a los demás, convicción en lo que desempeña, sinceridad y transparencia, percepción y sensibilidad, empatía, delegación y negociación.

Habilidades para la dirección de grupos: Definición clara de la misión y los valores, definición de objetivos a lograr, y presencia directiva.

Toda empresa es una concertación humana y es el resultado de los pensamientos, acciones y anhelos de los hombres. Tanto los anhelos como los pensamientos y las acciones, parten de principios y valores éticos a través de los cuales el hombre como individuo y como miembro de la comunidad busca trascender. No puede haber trascendencia sin valores humanos.

Existen cuatro dimensiones básicas a considerar en la actuación ética del líder las cuales se componen de la siguiente manera:

1. Hacia el interior de la organización: dignidad, lealtad, derechos y obligaciones, compromiso, congruencia, valor, sinceridad, justicia, equidad, valores y cultura organizacional, mejoramiento del personal, salud mental y física.
2. Hacia el cliente: Calidad integral y permanente, servicio y garantía integral. En las relaciones laborales: Respeto, valoración y reconocimiento mutuo, confianza, integridad, equidad, colaboración solidaria.
3. Hacia el estado: Respeto, cumplimiento de obligaciones fiscales.
4. Hacia la comunidad: Responsabilidad social y calidad de vida a la comunidad. La contratación adecuada de la gerencia es la base para el buen camino de nuestra empresa, puesto que si reúne las características antes mencionadas el personal que estará a su cargo deberá contar con características similares que la misma gerencia solicitara para realizar el equipo de trabajo antes mencionado.

Todos los trabajadores o empleados deberán contar con aspectos de calidad y especialización en cada una de sus áreas sin olvidar los aspectos humanos como son:

Actitud: Que es el ingrediente de deseo por hacer determinadas funciones, es la conducta adecuada que nos motiva de una persona, es el lenguaje corporal de manifestación abierta a realizar cualquier actividad que en un momento dado se necesite, que es el siempre estar abierto a una sugerencia, a la disposición, a la manifestación de “confía en mí”.

La empatía: Es ponerse en los zapatos del otro, imaginar que si yo fuera él qué sentiría de determinada actitud que estoy tomando en un momento dado, comprenderlo antes de que me comprenda.

La apariencia: Es importante que cada empleado transmita confianza hacia los socios del club, por eso la apariencia de su persona en su respectiva área es importante, simplemente lo primero que se nos presenta de una persona es su apariencia y si ésta es muy adecuada ya ganamos una parte grande de nuestro mensaje.

El respeto: En nuestro tipo de negocio es común que por el mismo grado de confianza de personal y socios algunos confundan y después se generen problemas. El respeto hacia nosotros mismos y con los socios es fundamental, hay que llevarnos bien pero guardar una distancia que permita que todos y cada uno de los socios tenga buenos comentarios de nuestras relaciones interpersonales.

Intuición: Intuir o adelantarse a lo que los socios pueden solicitar, de esta manera podremos analizar más fácilmente lo que a los socios les puede o no agradar para mejorar nuestro servicio.

Sumados los puntos anteriores a las características individuales de cada área tendremos personal de mejor calidad.


Los instructores de las áreas de actividades físicas (aerobics, jazz, ballet, hawaiano, pesas, artes marciales, natación, tenis, etc.) deberán presentar un currículo que conste de sus conocimientos generales, además de ser posible que estén en certificaciones constantes avaladas por organizaciones u organismos de validez oficial.

El objetivo de contar con la mejor instalación posible y el mejor personal es sin duda la satisfacción del cliente, si queremos ser líderes junto con nuestra empresa tenemos que actuar en base a esto y convencer a todo el personal para que así sea.

Resumir el buen servicio al cliente se llama respeto. Respetarlo en su tiempo, su inteligencia, en su integridad.

Los clientes detestan la incertidumbre. No les gusta esperar y prefieren que les hablen con la verdad. No hagan crear o vender ilusiones, sólo vende el servicio que tiene pero que éste sea de la mejor calidad y confiable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario