miércoles, 13 de marzo de 2013

COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR MEXICANO POR EL ACONDICIONAMIENTO FÍSICO, LA SALUD Y LOS AEROBICS.

El tiempo de buscar y encontrar oportunidades nunca pasa. Una de éstas se encuentra en leer, entender y anticipar los hábitos de consumo de los clientes y potenciarlos en el negocio; así como conocer las variables que determinan las decisiones de compra y actuar en consecuencia. La preocupación por el acondicionamiento físico y la salud surge como un valor fundamental, el cual se manifiesta en diversas formas (como por ejemplo: la práctica del step, la zumba o el spinning), así como los incesantes incrementos registrados en la venta de vitaminas y complementos alimenticios registrados en los últimos años. (Valor fundamental = son criterios que afectan y reflejan las características que distinguen a la sociedad occidental). A dichas tendencias se agrega la intensificación de la conciencia respecto al paradigma de que “somos los comemos” y la creciente preocupación por el hecho de mantener una apariencia juvenil. El acondicionamiento físico a través de los “aerobics” y la búsqueda de la salud se están convirtiendo hoy en día en una opción para el estilo de vida de muchos consumidores. Esta tendencia alertó a Reebok en los 90´s, para abrir una serie de establecimientos para realizar ejercicio físico, con la finalidad de establecer así una conexión cultural con los consumidores, en un enfoque que va más allá de lo ordinario en el marketing. Por otro lado, los fabricantes de la industria alimenticia han empezado a modificar sus fórmulas para satisfacer a un consumidor más consciente por su salud, en tanto que los fabricantes de “alimentos chatarra” (como Barcel y Sabritas) están tratando de hacerlos “más saludables” con versiones “light”, “sin grasa”, “con bajo contenido de sodio”, “sin colesterol” y/o “sin conservadores”. En Estados Unidos (EU), un referente obligado por nuestra vecindad; existe una fuerte tendencia desde los 80´s a “vivir con acondicionamiento físico y salud”, pero hay fuerte evidencia de que a los consumidores les resulta difícil “portarse bien” en términos de la salud y el ejercicio, éste mismo fenómeno se observa también en México. Por ejemplo, a las personas le gustan los postres y los “alimentos ricos” (mencionaremos algunas de una larga lista, por ejemplo: hamburguesas, carnitas, pizza, “pingüinos”, refrescos de cola, etc.) y las principales actividades que parecen conducir a un estado propicio para acordarse de ellas son las horas de las comidas, el entretenimiento, el estudio y paradójicamente el ejercicio, lo cual está originando una tendencia inversa a favor de los alimentos sabrosos y bien condimentados. Poniendo de manifiesto que los alimentos saludables no son atractivos para toda la gente, además de la existencia de un importante segmento de mercado cuyos miembros parecen a darse gusto sin considerar el volumen de su abdomen, tratando de compensarlo con unas horas de ejercicio para sentirse libres de culpa. ¿Qué tendencias se observan en el mercado del Fitness? La competencia entre gimnasios es sumamente agresiva y para mantener la lealtad de sus clientes y captar otros nuevos hay que estar renovándose constantemente ¿cómo hacerlo? Planteando nuevas estrategias. Capacitando constantemente a sus instructores. Desafortunadamente la nueva generación de instructores se encuentra mal preparada (por ejemplo: algunos no saben localizar los músculos principales de su cuerpo, su instrumento de trabajo), no le gusta gastar en capacitación, no les interesa conocer nuevas modalidades y creen que todo lo saben, a diferencia de la generación de instructores de los 80´s- 90´s, de “la momiza”. Lo cierto es que nadie lo sabe todo y la capacitación y el mejoramiento continuo es una de las claves del éxito. Los hábitos de los clientes son ahora más sofisticados, pues ahora son más exigentes puesto que conocen y se informan más, buscando obtener mayores beneficios con un menor esfuerzo. Reconocen cuando hay una mala técnica y cuando los instructores son “charlatanes”, “mal informados” o “poco preparados”. Una estrategia es buscar la diferenciación ¿qué ofreces diferente que no tengan los demás? Por ejemplo, si publicitas que das clases de zumba ¿qué te hace diferente a tu competencia? Lo importante es buscar actividades diferenciadoras ¿por qué? El cliente también busca exclusividad, es decir; lo que tú como instructor o gimnasio ofreces y que hace diferente a los demás. Las modalidades de baile en la actualidad están en su apogeo, desde el punto de vista mercadotécnico están alcanzando la madurez; cuando eso suceda comenzará la declinación; el practicante se hartará de ellas y buscará algo nuevo y más desafiante. ¿Cuál será la nueva tendencia? Visualicemos el mercado, el cliente busca algo sencillo, práctico, efectivo, desafiante y fácil de ejecutar. Hay que estar atentos…. El nuevo boom ya está frente a nosotros, quien logre verlo primero se llevará la mejor tajada del pastel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario