martes, 19 de abril de 2011

PROPUESTA DE CAPACITACIÓN PARA EVALUADORES DE ESCUELAS O CENTROS FORMADORES DE AEROBICS

La evaluación es una parte esencial de cualquier proceso administrativo. Antes de comenzarla, lo mejor es reflexionar con calma y delinear el plan.




Toda empresa pequeña en general encuentra en varias oportunidades a lo largo de su vida con la necesidad de evaluar su situación. En educación ( formación de instructores) sucede lo mismo. “La evaluación de un proceso educativo nos cuestiona sobre el grado en el que ese proceso nos ayuda a lograr las metas que tenemos como personas” (Valenzuela, 2009, p. 15).
“La evaluación es un importante factor de calidad y para que un sistema educativo que ha planeado la meta la calidad en la educación que ofrece, es necesario que establezcan mecanismos de evaluación en su conjunto…” (Yzaguirre, 2005, p.2).
Valenzuela et al. (2009, p. 49) menciona que toda evaluación de una institución educativa (léase centros de formación de instructores) surge siempre de una necesidad. Un proceso educativo que no posea esta necesidad está destinado a ser obsoleto.
Cuando nos referimos al término evaluación se relaciona usualmente a la idea de medición; pero en nuestro ámbito, la evaluación implica valorar la información, a través de la emisión de un juicio que emite el evaluador. Por lo cual los procesos formativos de evaluadores de centros de formación de instructores, son una actividad clave en todo proceso de evaluación de los mismos.



LOS AGENTES EVALUADORES: PROTAGONISTAS CLAVE



El papel de la evaluación es confrontar medios con fines, propósitos con realizaciones y conocer la forma en que se alcanzan estos objetivos. Es un ejercicio de juicio esencialmente valorativo que sirve de elementos tanto cualitativos como cuantitativos.
“El punto central de los procesos de evaluación es contar con una metodología y procedimientos consistentes para realizar la tarea de evaluación. Es, en este sentido, que adquiere vital importancia para los procesos de evaluación institucional la preparación de recursos humanos capacitados para llevar a cabo los procesos, personas que tengan las competencias necesarias para esta tarea, personas con conocimiento y formación para evaluar los componentes de las instituciones.” (Ramírez, 2007, p.3)
Valenzuela (2009, p.19) afirma que definir quién va a evaluar el proceso educativo es un aspecto delicado por considerar, ya que la credibilidad del evaluador determina en gran medida el éxito de la evaluación misma.
Al respecto, Valenzuela, Ramírez y Alfaro (2010, p.45) mencionan:
“La cultura de evaluación se va conformando con la suma de experiencias pasadas, el uso de buenos y malos instrumentos de evaluación, las competencias e incompetencias de quienes realizan los procesos evaluativos, la madurez y formación que tengan los evaluadores y evaluados, y qué tan explícitos o implícitos son los criterios que se emplearán para generar juicios de valor y tomar decisiones.”
Los agentes evaluadores son las personas que realizan el proceso de evaluación. Los agentes evaluadores pueden ser de dos tipos:
a) Los agentes internos: que actúan como protagonistas del proceso educativo y como evaluadores. Tiene una vinculación estrecha con la institución.
b) Los agentes externos: son ajenos al proceso educativo y actúan como observadores neutros de lo que ocurre en tal proceso.
Cuando se habla de competencias e incompetencias, de la madurez y formación de los evaluadores, es importante señalar que el evaluador crea conocimiento a través de un modelo de evaluación institucional:
1. Cuando verifica la exactitud de los datos e informes presentados.
2. Determina el grado de cumplimiento de las funciones administrativas (planeación, organización , integración, dirección y control)
3. Evalúa funciones operacionales.
4. Evalúa sistemas y procedimientos.
Lo que implica la correcta aplicación del modelo de evaluación institucional a través de habilidades analíticas (por ejemplo: comprensión del uso de indicadores), ingenio, razonamiento reflexivo y procedimientos sistemáticos.

COMPETENCIAS QUE LOS EVALUADORES DEBEN TENER

Definición de competencia:
“Una competencia: es un conjunto de conocimientos que al ser utilizados mediante habilidades de pensamiento en distintas situaciones, generan diferentes destrezas en la resolución de los problemas de la vida y su transformación, bajo un código de valores previamente aceptados que muestra una actitud concreta frente al desempeño realizado, es una capacidad de hacer algo.” (Frade citada por la SEP, p. 1)

a) El evaluador debe de tener capacidad intelectual para descubrir en los problemas los factores esenciales.
b) Sentido común. La aplicación del sentido común permite evaluar situaciones en su verdadera perspectiva.
c) Creatividad. Para proponer esquemas teóricos y proponer hipótesis de trabajo.
d) El evaluador debe ser objetivo y no mezclar sus propios prejuicios, simpatías o antipatías.
e) Trabajo en equipo.
f) El evaluador debe ser “escéptico” y debe aceptar los resultados solamente cuando un cuidadoso análisis ha disipado todas las dudas razonables sobre su validez.
g) El evaluador debe ser capaz de pensar en términos abstractos.
h) El evaluador debe poseer una buena educación en su especialidad (aerobics y modalidades) y debe hacer continuos esfuerzos por mantenerse actualizado.
i) La evaluación es algo complejo y exige conocimientos de muy diversas áreas disciplinares, razón por la que es difícil para un evaluador llegar a dominar cada una de ellas.

Una cosa es la competencia que pueda traer de entrada un evaluador, y otra muy distinta es la preparación que haya hecho para realizar el estudio. En muchas ocasiones se atribuye la “poca” cultura de evaluación a malas experiencias previas debidas a la supuesta incompetencia de los evaluadores.
En base a lo anterior, se propone que las competencias que todo agente evaluador debe tener en un proceso de evaluación de un centro formador de instructores son:
• Conocimiento previo de los evaluadores acerca de aquello que se quiere evaluar. No se puede ser un buen evaluador sin un vasto conocimiento de la problemática y de las teorías.
• Describir el objeto y contexto de la evaluación
• Manejo, definición y comprensión de cada indicador.
• Desarrollar las competencias necesarias para el correcto uso del modelo
• Uso de herramientas de manejo e interpretación de datos cualitativos y cuantitativos.
• Comunicar los planes de evaluación y resultados de manera efectiva
• Criterios y procedimientos de evaluación.
• Mantener estándares éticos.
• Ajustarse a los factores externos que afectan la evaluación.
• Actuar como difusor de los métodos, técnicas y resultados de las evaluaciones.
Con base en estos requerimientos, se debe seleccionar a quien reúna el perfil que se bosquejó en los párrafos anteriores y detectar las carencias para capacitar a los agentes evaluadores lo suficiente, para que pueda ejecutar sus labores correctamente y adquiera un perfecto conocimiento de la parte que le corresponde desarrollar dentro del proceso de evaluación a centros capacitadores.



AARAEG trabaja actualmente en formar y capacitar a estos agentes evaluadores para mejorar la calidad y contenido de sus cursos a partir del 2011.



Se invita a interesados a participar de este modelo de capacitación, para llevar éste a otros centros de formación en México, la idea es crear un modelo con ideas compartidas para certificar escuelas y centros de formación, algo equivalente al sistema ISO en las empresas.



Cualquier aportación es bienvenida: aaraeg@hotmail.com



REFERENCIAS:
Definición de competencias. Consulta realizada en internet el 5 de Marzo del 2011, en: http://www.dgb.sep.gob.mx/informacion_academica/curso_taller/materiales_instructor/definicion_competencias.pdf
Ramírez, M. S. (2007). La formación de evaluadores institucionales en modelos de educación a distancia: resultados preliminares de un estudio complementario. Memorias del IX Congreso Nacional de Investigación Educativa. Mérida, México. Consulta realizada en internet el 5 de Marzo del 2011, en: http://www.ruv.itesm.mx/convenio/catedra/recursos/material/cn_01.pdf
Valenzuela, J. R., Ramírez, M. S. y Alfaro, J. A. (2009). Construcción de indicadores institucionales para la mejora de la gestión y la calidad educativa. Revista Iberoamericana de Evaluación Educativa, 2(2), 59-81. Disponible en: http://www.rinace.net/riee/numeros/vol2-num2/art4.pdf
Valenzuela, J. R., Ramírez, M. S. y Alfaro, J. A. (2010). Cultura de evaluación en instituciones educativas. Comprensión de indicadores, competencias y valores subyacentes. Perfiles educativos. Vol. XXXIII No. 131 pp. 42-63
Valenzuela, J.R. (2009). Evaluación de instituciones educativas. Distrito Federal, México: Trillas
Yzaguirre, L.E. (2005). Calidad Educativa e ISO 9001:2000 en México. Revista Electrónica Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación, 3(1).
http://www.ice.deusto.es/rinace/reice/vol3n1_e/Yzaguirre.pdf. Consultado el 7 de Febrero del 2011.

No hay comentarios:

Publicar un comentario