lunes, 14 de mayo de 2012

EL EQUILIBRIO

El equilibrio es la capacidad para adoptar una posición contra la fuerza de gravedad. 
Una consecuencia normal del envejecimiento es una caída constante en los tres auxiliares sensoriales principales del buen equilibrio:
 1. La vista 2. Los propioceptores en las plantas de los pies que transmiten información de la posición al cerebro
 3. Los pequeños cabellos en los canales semicirculares del oído interno que transmiten la información de la gravedad y movimiento al cerebro. Sin embargo, mientras que ciertos deterioros son inevitables con la edad, los terapeutas físicos, psiquiatras, y expertos en acondicionamiento físico han demostrado que el sentido del equilibrio puede ser conservado e incluso restaurado por medio de ejercicios que no requieren equipo o entrenamiento especial. Ejercicios tan sencillos como pararse en un pie, caminar en zig-zag, caminar de puntas y luego caminar sobre talones o caminar punta-talón con un pie directamente frente al otro, por lo que es recomendable introducirlos en la rutina diaria cotidiana de ejercicios habituales, ya que el equilibrio es un área del acondicionamiento físico que frecuentemente se pasa por alto.
 Dos rutas principales mejoran el equilibrio:
1. Ejercicios que incrementan la fuerza de los músculos de tobillos, rodillas y cadera
2. Ejercicios que mejoran la función del sistema sensorial que controla el
equilibrio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario