lunes, 27 de agosto de 2012

HIGIENE DE LOS MÚSCULOS

En condiciones normales la contracción muscular ordena repetida como ejercicio físico mejora las condiciones de contractilidad del músculo.
Un músculo es mejor cuando tiene más posibilidad de contracción, y no cuando tiene más fuerza. Si reúne las dos características su funcionamiento es óptimo.
El reposo resta al músculo su poder de contractilidad.
La falta de poder de contractilidad del músculo se traduce como sensación de debilidad.
Los mejores ejercicios musculares son aquellos que permiten al músculo mayor elasticidad, mayor poder de contracción y menor posibilidad de fatiga: importando poco si el resultado final se traduce o no en una masa muscular voluminosa.
No es siempre el más musculoso el más apto para el ejercicio físico por tal motivo se recomienda como ejercicios físicos aptos para la salud como: el baile, los aerobics, la carrera, la carrera estacionaria, el ciclismo, la caminata, la natación y la calistenia.
Los deportes en los que intervienen la competencia y la voluntad de superación son un complemento necesario a la actividad
De poco valdría para la salud muscular el realizar un deporte semanalmente, si los demás días de la semana los músculos se dieran al reposo.
No sólo es recomendable, si no necesario, hacer ejercicio muscular todos los días, pues sólo será realmente de utilidad el deporte que pone en juego la capacidad biología del músculo y la mental de la persona humana.
No debemos olvidar el valor del ejercicio y el valor del deporte: uno conserva nuestros músculos sanos y vigorosos, y el otro nos permite utilizar ese vigor para el solaz y el esparcimiento de la mente.
La contracción muscular requiere glucosa y oxigeno, y ambos le son llevados por la sangre, por lo tanto el ejercicio activa la circulación y mejora las condiciones de contracción y funcionamientos cardíacos.
De ninguna manera existe alguna edad en la que no se requiera del ejercicio muscular: Naturalmente para cada etapa de la vida hay formas más adecuadas para realizarlo.
El niño recién nacido y el anciano vivirán mejor si activan de una manera sistemática, útil y completa sus masas musculares.

viernes, 24 de agosto de 2012

LECCIONES OLIMPICAS


La victoria del equipo de futbol  mexicano en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 tiene un alcance más allá de lo deportivo: Es un evento que debemos transformar en algo educativo para ayudarnos a evolucionar, a crecer, a ganar.
Desde 1948, México no obtenía una victoria en deportes de conjunto. Nuestro país se ha caracterizado por acudir en los últimos 50 años a todas las olimpiadas, siendo sede incluso en 1968.
Nuestra participación siempre ha sido aunque entusiasta pero efectiva. Tenemos a atletas mexicanos medallistas como por ejemplo: Pilar Roldán, Joaquín Capilla, José “el Sargento” Pedraza, Ana Gabriela Guevara, por mencionar algunos. Pero todos siempre se han distinguido en actividades deportivas individuales.
Es evidente en esto y otros renglones que somos individualistas, pero curiosamente en esta Olimpiada hay casos que lo desdicen: los clavados y el futbol.
¿Estos supuestos indicarán el hecho d que hemos dejado de ser individualistas, para agruparnos en equipo y tener sentido de la colaboración y cooperación?
¿Nos hemos dado cuenta de que es más fácil trabajar en equipo?
No somos ni más tontos ni peores que otras culturas.
Sería deseable que el asomo de estas nuevas conductas nos lleven a entender a los mexicanos que la mentalidad de triunfo es clave para conseguir el desarrollo y que el trabajo en equipo, permite que nuestras limitaciones sean menores y nuestras cualidades se multipliquen.
Esta idea debemos meterla en nuestro chip, en nuestros genes y transmitirlo a nuestros alumnos, sobrinos, hijos y de generación en generación.
Los países exitosos siempre han tenido una idea confiable del futuro, a través del esfuerzo y trabajo en grupo, no pidiendo solo que caiga del cielo o por obra y gracia de la providencia o de la Virgen de Guadalupe.
Es hora de entender que la individualidad, aunque si es posible que nos dé triunfos, serán los menos.
 ¡Es hora de aprender a hacer sinergia y trabajar unidos por el bien de todos!

jueves, 23 de agosto de 2012

TIPS DE ENTRENADOR: LUCE UN GLÚTEO PERFECTO


Hay personas que nacen con una buena predisposición genética y lucen un trasero perfecto, sin embargo hay otros que deben de recurrir al ejercicio y a una alimentación balanceada para lograrlo.
Con un poco de fuerza de voluntad y disciplina, estos tips te pueden ser de utilidad:
·         CAÍDO
Haz peso muerto con rodillas semiflexionadas. Los ejercicios que flexionan la cadera en lugar de las rodillas, moldean la zona que se sitúa en la parte baja de los glúteos, donde los isquiotibiales se anclan a la cadera.
·         ANCHO
Haz bicicleta elíptica o escaladora con poca resistencia. El cardio, con muchas repeticiones y poca carga, afina y compacta tus glúteos sin desarrollarlos más.
·         PEQUEÑO
Haz sprints, pliométricos  y/o  sube cuestas corriendo. Son ejercicios de potencia que favorecen la ganancia de volumen muscular, al suponer una sobrecarga importante en la zona.
·         PLANO
Haz desplantes y sentadillas con las piernas ligeramente separadas. Si no tienes trasero, lo primero es fabricarte uno. Los desplantes con bastante carga y las sentadillas, con los pies ligeramente alineados hacia afuera, desarrollan una gran cantidad de musculo.

sábado, 18 de agosto de 2012

SISTEMAS MODERNOS DE ENTRENAMIENTO



1.       ESTIRAMIENTOS
ANTES: Hace unos años no había sesión de flexibilidad que no recurriera a los rebotes, se pensaba que para estirar bien era necesario rebotar una y otra vez.
AHORA: Los estiramientos siempre deben ser estáticos y no balísticos. Los estiramientos estáticos son estiramientos sostenidos, realizados en una posición segura y con apoyo que permite al músculo relajarse y alargarse. Como los movimientos balísticos se realizan con fuerza, causan una contracción muscular.  Los movimientos balísticos, tales como rebotar durante un estiramiento provocan el reflejo del estiramiento, sin embargo; los estiramientos son más efectivos cuando se realizan suavemente, sin rebotar o pulsar.
2.       QUEMA DE GRASA
ANTES: Se recurría al trabajo cardiovascular de baja intensidad, entre un 60-70% de las pulsaciones máximas durante un mínimo de 20 minutos. Esto se basa en el hecho real de que la grasa es el principal combustible a esta intensidad.
AHORA: Se sabe que el consumo total de calorías es bajo, de modo que aunque exclusivamente lo que se consuma es grasa, la cantidad perdida de la misma es poca. Actualmente se recomienda trabajar cerca del 80% de la frecuencia cardiaca máxima a nivel aeróbico y complementarlo con trabajo de tonificación muscular, ya que el músculo consume más calorías incluso cuando se está en reposo. Este tipo de entrenamiento es desaconsejado para principiantes.
3.       FUERZA
ANTES: Se trabajaban de 2 a 3 series de 8 a 10 repeticiones, cambiando únicamente el peso a medida que se va mejorando.
AHORA: Se usan métodos más eficaces:
a)      Series disminuidas: En este tipo de trabajo la última serie se hace con mayor esfuerzo.  Se realizan 1-2 series con el peso normal y la última serie con 75% más del peso que se acaba de levantar disminuyendo las repeticiones de 6-8 en lugar de 8 a 10.
b)      Movimientos divididos: El levantamiento se divide en dos fases, hasta la mitad y a partir de la mitad. Por ejemplo, se hacen 8 repeticiones desde el inicio hasta los 450 y luego otras 8 desde los 450 hasta la extensión total.
4.       RESISTENCIA
ANTES: Se pensaba que la mejor manera de ganar fondo era con sesiones largas a un ritmo constante de intensidad media que aumentaba ligeramente cada semana. Este método es conocido como LSD (Long Slow Distance).
AHORA: Se sabe que es fundamental hacer cambios de ritmo con intensidades elevadas para ganar fondo y a la vez velocidad. El LSD se sigue utilizando para practicantes con condición muy baja (principiantes).

jueves, 16 de agosto de 2012

ENTRENA TU MENTE CON LOS AEROBICS

Los aerobics son una actividad colectiva que tiene un componente coreográfico y de coordinación importante, puede resultar una manera estupenda de poner en forma tu cuerpo mientras trabaja tu cerebro. Sin embargo, si eres principiante puedes pasarlo mal los primeros días de clase si no eres capaz de llevar el ritmo y asimilar el orden y la ejecución técnica de los pasos mientras te mueves al mismo nivel de tus compañeros de clase.
Si este es tu caso, te presentamos 6 consejos prácticos que te pueden ser de utilidad:
1.   No intentes seguir una coreografía para la que no estás preparado. Las clases de aerobics  se dividen por niveles (principiantes, intermedios y avanzados) y debes comenzar con un nivel adecuado a tu coordinación física y a tu capacidad de asimilar toda la información que vas a recibir. Si tienes una buena condición física, tu cabeza va a estar más despejada y avanzarás antes. Pídele a tu instructor que diseñe una clase multiniveles y sigue al pie de la letra las instrucciones que te dé. Si no te atiende ¿qué esperas? Cambia de instructor, clase o gimnasio.
2.  Si te quedas aparado y no puedes seguir al grupo, para y analiza el movimiento que está realizando el instructor. Todas las coreografías se dividen en bloques que se repiten en forma cíclica. Trata de memorizar cada bloque por separado y el orden en que se coloca dentro de la coreografía. De este modo, si te pierdes en un bloque, podrás reincorporarte al principio del siguiente porque vas a saber que sigue después. Si tu instructor no trabaja en bloques, lo más seguro es que no sabe que es lo que está haciendo o no tiene los conocimientos básicos de construcción de coreografía.
3.   Si no puedes reincorporarte, recuerda el elemento técnico que te hace perder la secuencia y el ritmo.
4. Al acabar la clase, pídele al instructor que te explique tranquilamente y paso a paso, los elementos que todavía no dominas.
5. Apúntalos para que cuando llegues a casa puedas visualizar cada elemento y trabajarlo tranquilamente sin la presión de un grupo.
6.  Incorpora todo tu aprendizaje extra en la siguiente clase y repite todo el proceso ¡seguro lo lograrás!