sábado, 11 de abril de 2015

社内の物理的活性化

これは科学的にビジネスで物理的活性化は、従業員の生産率を高めるために重要であることが証明。
あなたがあなたの会社では物理的な活性化を実装するに興味がある場合は、お問い合わせください。
AARAEGは、肥満と座りがちな生活との戦いにコミットイラプアトに設立された団体です。
AARAEGはこの分野で20年の経験を有しており、提供するためにここにいる。
感謝

jueves, 2 de abril de 2015

¿TE CONSIDERAS UN PROFESIONAL?


Tienes varias certificaciones, cuentas con el reconocimiento de tus alumnos ¿pero eres un profesional? Para poder llamar profesional a alguien, además del ejercicio público y lucrativo de la actividad hay ciertos elementos que debe cumplir. La falta de alguna de ellas o el tenerla en bajo nivel de desarrollo implica que la persona en cuestión NO es un profesional.

1.      Conocimientos actualizados.- La globalización ha traído como consecuencia que las personas estén más enteradas de los avances y descubrimientos científicos, deportivos y de toda índole. El mundo está cambiando con gran rapidez, por lo que una persona que no se esté actualizando constantemente dentro del área de conocimientos que requiere su actividad es alguien que se ha vuelto obsoleto, inútil o incapaz, por lo que no merece el título de profesional. Un profesional te entrenará de acuerdo a una metodología científica y sin inventos absurdos, por ejemplo: te explicará que hacer giros para cintura producen solo dos cosas, una posible lesión de columna y un gran desarrollo del músculo transverso del abdomen (es decir que harás cintura, pero más grande). El profesional sabe que no es el número de series ni el de repeticiones lo que cuentan para el crecimiento o para la definición sino la técnica de ejecución de los ejercicios y la dieta.

2.      Habilidad.- El desarrollo de habilidades juega un papel muy importante para el éxito de cualquier actividad, No podemos imaginar a un cirujano con el pulso tembloroso o a un instructor de aeróbicos que no sepa construir coreografías o que cuente con conocimientos básicos de primeros auxilios.

3.      Gusto por lo que hace.- Un verdadero profesional es aquel que descubre que está haciendo lo que le gusta y que además le pagan por ello. Si a una persona no le gusta el trato con la gente difícilmente será un buen instructor.

4.      Espíritu de servicio.- Si bien un profesional debe cobrar por su trabajo, se espera que lo lleve a cabo con el afán de servicio, que sienta que está colaborando a hacer un mundo cada vez mejor, que sus logros laborales son mayores que sus metas económicas y que sus servicios están ayudando a los demás.

5.      Experiencia.- La simple obtención de una certificación no basta para ser profesional. Es necesario que se destine tiempo para la adquisición de experiencia suficiente para que las actividades fluyan como algo natural, que no sean forzadas por un querer ser, sino que por lo que ya se es.

6.      Honestidad.- Cuando el profesional recibe su sueldo, tanto él como aquellos que le pagaron deben estar satisfechos de que se ha cumplido con el servicio convenido en su totalidad. La cantidad deber ser justa y proporcional al trabajo realizado. No debe haber engaños ni abusos.

7.      Buen trato.- El hecho de ofrecer un servicio a cambio de dinero no implica que la relación establecida permita malos tratos. Por el contrario, el profesional debe siempre respetar a la persona que le brinda el servicio tanto como a sí mismo. Un buen instructor con actitud despótica e irrespetuosa no es un profesional.

8.      Puntualidad.- Por desgracia en México no se valora adecuadamente el tiempo de los demás. Un profesional termina y empieza sus clases a tiempo.

9.      Responsabilidad.- Muchas personas prometen realizar algo con ciertas características y en un tiempo determinado y no cumplen con ello. Todos dependemos de todos y somos responsables de todos. Un buen instructor empeña su palabra e imagen y cumple con lo que promete. El instructor profesional lleva un registro de todas las personas que entrena porque  se preocupará por darte un buen servicio y no por tenerte contento y que te gane otro instructor que sí te de gusto.

10.   Discreción.- Un buen profesional es  discreto y no hace públicas, en las redes sociales por ejemplo; cierta información que se considera secreto profesional como en cualquier otra profesión.

11.   Pulcritud y aseo.- El aseo y la pulcritud es un elemento que no debe faltarle nunca a un buen instructor. No es prudente estar con la misma ropa todo el día desde la mañana hasta la noche, sobre todo si ha dado varias clases.

12.   Entusiasmo.- El profesional debe ser un ejemplo que motive a otras personas a actuar de la misma forma.

 

En resumen, un profesional  está comprometido con su trabajo, hace lo mismo que recomienda, es entusiasta, honesto, responsable, puntual y su apariencia es muy envidiable.  Además, para ser entrenador profesional al menos debe tener 5 años de experiencia, generalmente habrá sido competidor o lo sigue siendo y en su mayoría tienen un nivel de estudios medio superior o superior (licenciatura)  y se actualiza constantemente.