martes, 15 de noviembre de 2016

REFLEXIÓN: LOS AEROBICS EN LA ACTUALIDAD

 Actualmente los aeróbics y el step están siendo eliminados como actividad colectiva en la mayoría de los gimnasios. En su lugar aparecen formatos de marcas y franquicias “coreográficas” que en realidad no son más que derivaciones de los aerobics tradicionales.
 ¿Por qué? ¿Cómo es posible que una actividad sin ningún gasto de inversión ninguna no sea atractiva ya? ¿Los aerobics tradicionales que combinan música, ejercicio, baile y diversión ya no son rentables? ¿Cómo es posible? 
La respuesta: las sesiones coreografiadas han sido ciertamente maltratadas tanto por gestores como por los propios instructores, aunque sea de forma inconsciente, por una falta total de planificación estratégica a varios niveles en algunos casos y por falta de conocimiento en otros. 
¿Qué era y en qué se ha convertido una clase de aeróbic? 
El aeróbic fue un fenómeno de masas, toda una sensación hace ahora unas dos décadas. Un formato que revolucionó el concepto de entrenamiento grupal. Aun contando con muchos menos recursos de los que se tienen en la actualidad fue la razón de ser incluso de algunos programas de televisión tanto a nivel internacional (¿Quién no recuerda “Bodies in motion”?), y fue el principal responsable de la explosión de las clases colectivas en los centros de fitness.
Con el paso del tiempo, e influenciado por los deseos y afición de los instructores, a los que no se le puede reprochar su pasión, pero sí un mal uso de la misma, las sesiones fueron derivando a un formato basado exclusivamente en ofrecer elementos coreográficos sin más control o planificación que el de la propia construcción de estructuras cada vez más complejas. Si a ello sumamos la mala aplicación de las metodologías desarrolladas es muy fácil entender que falló.
 Hagamos un ejercicio, comparemos los aeróbicos en un gimnasio con un club “salsa”. 
¿Qué ocurriría si entráramos a un club de salsa? 
Quizás viéramos en pleno apogeo “alumnos avanzados” e incluso competidores con sus vestidos de gala luciendo sus combinaciones… ¿Se animarían a bailar “los torpes” novatos? 
Seguramente no lo harían en toda la noche. Aún cuando sintieran fascinación por lo que estuvieran viendo. Pero es que la frustración de sentirse patos en comparación al grupo produce rechazo. La reflexión es simple…
 ¿Cómo se siente el alumno que, como el novato en salsa, ha hecho cuatro clases de aeróbic en su vida y ve una coreografía complicada? Exactamente lo mismo, sólo que en este caso no se puede ir a la barra a beber. 
Esta es la historia.
 El número de asistentes a las clases de este formato comenzó a disminuir para ser sustituidas por otro tipo de sesiones, derivadas igualmente del entrenamiento aeróbico con soporte musical, pero que ofrecían menor dificultad para los clientes: Ciclo Indoor, Cardiobox, Pilates, TRX, Funcional y un largo etcétera
 ¿Y el step? Las sesiones de step, dejaron de ser lo que fueron (formatos simples de menor impacto y mayor gasto calórico) para pasar a ser una forma también coreografiada pero que aprovecha el cajón no como elemento de aumento de la intensidad sino como referencia física haciendo las coreografías. Con lo que sigue el mismo camino del aerobics. 
Vistas las reflexiones anteriores podemos explicar claramente por qué no funciona el concepto actual del aerobics:

 ¿Por qué no funciona el aeróbic?
 •Entrenamiento poco efectivo. 
• Falta de procesos de adaptación.
 • Actividad excluyente y elitista.
• No existe planificación al respecto.
 • Los profesionales no piensan en sus alumnos sino en mejorar sus habilidades.

 ¿Por qué debería funcionar?
 • Combinación Activación Física y diversión.
 • Elemento lúdico.
 • Inversión mínima. 
• Prevalece el valor humano. 
• Es necesaria la figura del profesional competente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario