jueves, 5 de enero de 2017

DIETA SANA, EJERCICIO AERÓBICO Y MUSCULACIÓN, LA ECUACIÓN PERFECTA

Es necesario hacer ejercicio aeróbico y dieta saludable para perder peso. La cuestión es que se suele olvidar lo imprescindible que es también ganar músculo para ayudar a quemar grasa. Los ejercicios de musculación son fundamentales para eliminar grasa, y deben incluirse en cualquier rutina con un plan de alimentación adecuado y ejercicio aeróbico para conseguir los mejores resultados.

DIETA SANA
Para adelgazar hay que hacerlo pensando primero en la salud y luego, en la estética. Nada de saltarse comidas, “inventarse” dietas o hacer dietas milagro inútiles o con efectos negativos a largo plazo. Hay que comer sano, comer bien y saber qué alimentos no hay ni que probar.
No se trata de contar calorías, sino de saber qué alimentos son saludables, cuales tienen grasas saturadas y aprender a comer para darle al cuerpo lo que necesita, sin exceso, pero sin tener que pasar hambre.
Y, sobre todo, tener siempre presente que la alimentación se debe acompañar de ejercicio físico, de lo contrario la pérdida de peso va a ser mucho más lenta e inconstante.

EJERCICIO AERÓBICO
El ejercicio aeróbico es el auténtico “quema grasas”. Si se hace con la intensidad adecuada durante el tiempo necesario, obliga al organismo a movilizar las reservas de grasa, que se utilizan como energía.
Cualquier plan de adelgazamiento necesita rutinas adecuadas de ejercicio aeróbico para conseguir que el organismo gaste más energía de la que consume, lo cual obligará a que se movilicen las reservas de grasa, que serán empleadas como combustible.
Influye mucho el tipo de ejercicio que se haga, la intensidad, la frecuencia y otros factores propios del individuo, como la genética, que también ayuda a la hora de movilizar grasas para ser empleadas como energía. Hacer dieta sin hacer ejercicio no es suficiente para perder grasa.

MUSCULACIÓN: FUNDAMENTAL PARA QUEMAR GRASAS
La mayoría de las personas (incluyendo a los instructores) piensan equivocadamente  que con alimentación  saludable y ejercicio aeróbico basta, pero esto no es cierto.
El aumentar masa muscular hace que el músculo esté “más duro” en estado de reposo. Esto hace que el músculo necesite más energía para mantener este estado de tensión, por lo que la persona, al aumentar su porcentaje de masa muscular, obliga a que su cuerpo trabaje gastando más energía para mantener ese estado muscular. 
Conocemos a varias personas que llevan mucho tiempo yendo al gimnasio a clases de aerobics, zumba y otro tipo de ejercicios aeróbicos similares. Tienen una excelente resistencia, su estado cardiovascular es envidiable ¡pero su apariencia física es igual a antes de ir al gimnasio!
Pierden grasa, aumentan resistencia al ejercicio, mejoran su estado físicos, pero sus músculos están débiles, conservan grasa localizada en abdomen, caderas, papada… y ahí va a seguir esa grasa, hasta que aumenten su porcentaje de masa muscular, que obligue al cuerpo a estar quemando más energía y eliminando grasa incluso sin hacer ejercicio aeróbico de alta intensidad.


ALIMENTACIÓN SALUDABLE + EJERCICIO AERÓBICO + MUSCULACIÓN = SALUD + ENERGÍA + CUERPAZO

No hay comentarios:

Publicar un comentario